Grupo LGBT pidió ayuda al Papa

– EN AL MENOS 10 PAÍSES DEL CARIBE SIGUEN EXISTIENDO LEYES QUE CASTIGAN Y CRIMINALIZAN LA HOMOSEXUALIDAD.

– BRUNÉI: ENTRA EN VIGENCIA LA LAPIDACIÓN DE HOMOSEXUALES Y ADÚLTEROS

George Clooney, el sultán de Brunéi y el cantante Elton John

ELISABETTA PIQUÉ / LANACION.COM ROMA .- El Vaticano recibió hoy por primera vez a una delegación de organizaciones de personas LGBT (siglas que identifican a las palabras lesbiana, gay, bisexual y transgénero) que, en una audiencia con el segundo del Papa, el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado de la Santa Sede, reclamó un claro pronunciamiento de la Iglesia católica contra la criminalización de homosexuales, lesbianas y transexuales que sigue habiendo en muchos países del mundo y especialmente en el Caribe.

La delegación -que en verdad tenía programado reunirse con el Papa, que por problemas de agenda debió cancelar-, le presentó al secretario de Estado una investigación preliminar realizada por el Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IIDH) , auspiciada por la International Bar Association (IBA), que sacó a la luz que en al menos 10 países del Caribe siguen existiendo leyes que castigan y criminalizan la homosexualidad.

Entre ellos Jamaica, Barbados, Santa Lucía y otros, ex colonias británicas donde la Iglesia católica tiene una presencia muy fuerte y, en muchos casos, parece respaldar estas legislaciones.

«Humildemente le pedimos al Vaticano que considere emitir una declaración pública en la que aclare la política de la Santa Sede en este sentido, sobre todo después de los pasos dados por el papa Francisco en cuanto a la misericordia y comprensión con personas LGBT, con las que se ha reunido varias veces», explicó a la prensa la Baronesa Helene Kennedy, directora del Instituto de Derechos Humanos de la IBA.

Intimidad del encuentro

Abogada británica y católica, la baronesa Kennedy, una de las oradoras ante Parolin, destacó que el grupo fue muy bien recibido por el cardenal, brazo derecho de Francisco, con quien coincidió que, «más allá de temas doctrinales, compartimos las enseñanzas de la Iglesia sobre el respeto a la dignidad humana».

«La Iglesia tiene un rol que jugar muy importante en todos estos países del Caribe donde siguen habiendo leyes que criminalizan a los homosexuales, a las lesbianas y a los trans. Se trata de leyes que estigmatizan a la gente y provocan violencia social. Necesitamos una declaración clara de la Santa Sede que diga que esa criminalización es injusta y que las Iglesias católicas del Caribe y el resto del mundo sigan la misma línea», dijo Leonardo Raznovich, abogado argentino que ante Parolin hizo la presentación de la investigación del IIDH, que coordinó. Esta fue encabezada por Eugenio Zaffaroni, también miembro del IIDH, juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y ex miembro de la Corte Suprema argentina, que no estuvo en la audiencia.

La audiencia con Parolin, que tuvo lugar en el Palacio Apostólico del Vaticano y duró una hora, dejó más que satisfecha a la delegación, formada por 50 personas de diversos países del mundo, entre los cuales activistas, políticos, jueces y abogados de Canadá, el Reino Unido, Australia, la Unión Europea y la Argentina.

Belén Carlocchia y Leonardo Raznovich

«Fue una reunión histórica, la primera en la que el Vaticano recibe oficialmente a una delegación LGBT y Parolin nos recibió muy bien, nos escuchó y empezó un diálogo muy importante, que va a seguir», dijo a LA NACION Raznovich. «Aunque en la Argentina no pasa lo que denunciamos en el informe y estamos a años luz porque tenemos la ley de matrimonio igualitario y de identidad de género, es una barbaridad que todavía existan en el mundo leyes que criminalizan al colectivo LGTB. La idea es liberar el continente y a Zaffaroni se le ocurrió que el Vaticano podía ayudar en luchar contra este espanto», agregó.

Trabajar juntos

El abogado argentino Roberto Carlés, miembro de la Asociación Internacional de Derecho Penal, muy cercano a Francisco y coordinador del encuentro, subrayó que Parolin agradeció la presentación del informe, aseguró que será estudiado detenidamente y que la Santa Sede actuará en consecuencia. «Parolin dijo que la dignidad humana concierne especialmente a la Iglesia, por su doctrina y el Evangelio y que es su misión acompañar a los que sufren. Además, destacó que el Catecismo señala la necesidad de evitar toda forma de violencia contra todas las personas y aseguró que le comunicará al Santo Padre el informe presentado y evaluarán las formas de continuar trabajando juntos», añadió Carlés.

«El habernos recibido es un acto importante, que valoramos y agradecimos públicamente y es un primer diálogo, es una apertura importante, para seguir trabajando en este sentido. Es urgente que los líderes repudien la violencia, la criminalización y la discriminación, porque lo que están haciendo es salvando vidas», subrayó Pedro Paradiso, secretario de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), también presente en la audiencia, al igual que los abogados argentinos Omar Beretta y Federico Godoy, del Comité LGBT de la IBA. «Nuestra misión es pelear por la descriminalización del colectivo LGTB y terminar con la homofobia, la lesbofobia, la transofobia y parar con las intervenciones en los cuerpos de personas inter-sex», dijo Godoy.

También participó en la audiencia Belén Carlocchia, la primera transexual argentina que recibió asilo en Estados Unidos hace muchos años, después de haber sufrido varios arrestaos y maltratos en el país, durante la democracia, según contó. «Nosotras en América latina tenemos un promedio de vida de 35 años, yo tengo 45 años y soy una sobreviviente», afirmó Carlocchia, que elogió al Papa por su apertura al colectivo LGTB. Carlocchia no ocultó su emoción al haber sido por primera vez recibida en el Vaticano: «Soy de una familia católica, devota de la Virgen de Guadalupe y eso me hizo sentir un poco orgullosa y a la vez un poco triste porque tengo muchas muertes de compañeras sobre mi espalda y eso es lo que llevo. Me vestí de negro por el protocolo pero yo traía el negro por el luto», confesó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*