El Papa pide el “Don de las lágrimas”

La Conferencia episcopal de Sicilia declaró el día 12 de diciembre de 1953, la autenticidad del fenómeno sobrenatural de las lágrimas humanas que derramaba la imágen de yeso del Inmaculado Corazón de María.

 

FRANCISCO: “A VECES ES MEJOR QUE PAREJAS SE SEPAREN PARA EVITAR UNA GUERRA MUNDIAL”

“EL MATRIMONIO ES UNA PREDICACIÓN SILENCIOSA PARA TODOS LOS DEMÁS, DE TODOS LOS DÍAS”

 

RD.- La belleza del matrimonio fue el tema acerca del que reflexionó el Papa en una celebración eucarística en la que participaron siete parejas que festejan algunas el 50° y otras el 25° aniversario de matrimonio.

Se puede o no se puede

El Papa comentó el pasaje del Evangelio según San Marcos que se refiere a la intensión de los fariseos de poner a prueba a Jesús, haciéndole una pregunta que Francisco definió “casuística”, es decir, ese tipo de preguntas de la fe – explicó – que se pueden resumir en un “se puede o no se puede” y “donde la fe está reducida a un sí o a un no”. Y precisó:

“No el gran ‘sí’ o el gran ‘no’ de los cuales hemos oído hablar, que es Dios. No: se puede o no se puede. Y la vida cristiana, la vida según Dios, según esta gente, está siempre en el ‘se puede’ o ‘no se puede'”.

Miremos la belleza del matrimonio

La pregunta que le plantean a Jesús se refiere al matrimonio, destacó el Papa Bergoglio. Quieren saber si es lícito o no a un marido repudiar a su propia esposa.

Pero, dijo Francisco, el Señor va más allá, y llega hasta la Creación, y habla del matrimonio como algo de lo más bello que Dios ha creado en aquellos siete días.

“Desde el inicio de la creación, Dios los hizo macho y hembra. Por esta razón el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y los dos se convertirán en una carne sola”. “Es fuerte lo que dice el Señor”, comentó el Papa. Habla de “una carne” que no se puede dividir. Jesús “deja el problema de la separación y va a la belleza de la pareja”.

Y el Papa recomienda: “Nosotros no debemos detenernos, como estos Doctores, en ‘se puede’, o ‘no se puede’ dividir un matrimonio.

A veces está la desgracia de que el matrimonio no funciona y es mejor separarse para evitar una guerra mundial, pero ésta es una desgracia. Vayamos a ver lo positivo”.

Ir siempre adelante se puede

Además, el Pontífice recordó que cuando se encontró con una pareja que festejaba sesenta años de matrimonio, ante su pregunta de: “¿Son felices?”, los dos se miraron y sus ojos se llenaron de lágrimas por la conmoción y le respondieron: “¡Estamos enamorados!”.

“Es verdad que hay dificultades, hay problemas con los hijos o en la misma pareja, discusiones, peleas… pero lo importante es que la carne permanezca una y se superan, se superan, se superan. Y éste no es sólo un sacramento para ellos, sino también para la Iglesia, como si fuera un sacramento que le llama la atención: ‘Pero, ¡miren que el amor es posible!’.

Y el amor es capaz de hacer vivir enamorados durante toda una vida: en la alegría y en el dolor, con el problema de los hijos y el problema propio… pero ir siempre adelante. En la salud y en la enfermedad, ir siempre adelante. Ésta es la belleza”.

La pareja a imagen y semejanza de Dios

El hombre y la mujer han sido creados a imagen y semejanza de Dios y el mismo matrimonio se convierte así en su imagen. Por esta razón, dijo el Papa, es tan bello: “El matrimonio es una predicación silenciosa para todos los demás, una predicación de todos los días”.

Es doloroso cuando esto no es noticia: los periódicos, los telediarios, no toman esto como noticia. Esta pareja, tantos años juntos, no es noticia. Sí es noticia el escándalo, el divorcio, o estos que se separan.

A veces se deben separar, como he dicho, para evitar un mal mayor. Pero la imagen de Dios no es noticia. Y ésta es la belleza del matrimonio. Están hechos a imagen y semejanza de Dios. Y ésta es nuestra noticia, la noticia cristiana”.

La paciencia es la virtud más importante

Francisco repitió que la vida matrimonial y la familia no son fáciles, y citó la Primera Lectura tomada de la Carta del Apóstol Santiago, que se refiere a la paciencia. Dice que es “quizás la virtud más importante en la pareja – tanto del hombre como de la mujer”. Y concluyó con una oración al Señor “para que dé a la Iglesia y a la sociedad una conciencia más profunda y más bella del matrimonio y que todos nosotros logremos comprenderlo, para contemplar que en el matrimonio está la imagen y semejanza de Dios”.

El Papa pide el “don de las lágrimas”

Al inicio de la celebración eucarística en la Casa Santa Marta, el Papa Francisco rezó ante el relicario de la Virgen de Siracusa que hay en esta residencia a la que le pidió el “don de las lágrimas” frente a los males que padece la humanidad.

“Trajeron desde Siracusa la reliquia de las lágrimas de la Virgen. Hoy están allí, y rogamos a la Virgen para que nos dé a nosotros y a toda la humanidad, que lo necesita, el don de las lágrimas, para que podamos llorar por nuestros pecados y por tantas calamidades que hacen sufrir al pueblo de Dios y a los hijos de Dios”, rogó.

Una monja detalló hoy de manera breve ante el pontífice la historia de las lágrimas recogidas en el relicario.

Según Vatican News, el 29 de agosto de 1953, durante cuatro días, un cuadro de yeso con la imagen del Corazón Inmaculado de María derramó lágrimas humanas en la cabecera del dormitorio del matrimonio humilde del obrero Angelo Iannuso y su mujer Antonia, que estaba muy enferma.

El hecho fue profusamente documentado en la ciudad siciliana y una comisión médica estudió la composición de las lágrimas.

En 1994 el entonces papa Juan Pablo II consagró el santuario dedicado a esta Virgen, hoy destino para millones de peregrinos católicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*