El hampa madrugó de nuevo

DE HECHO,  LAS PRESIONES Y LAS AGRESIONES también han afectado a importantes líderes eclesiales

 

WALTER SÁNCHEZ SILVA  ACI. – Sujetos desconocidos asaltaron la sede de la Conferencia Episcopal de Venezuela CEV el viernes 25 de agosto.

En dos tuits publicados por la CEV se informa que la “sede de la Conferencia Episcopal Venezolana fue víctima del hampa la madrugada de hoy (ayer)”.

Aunque todavía no se ha dado detalles de lo ocurrido, las imágenes permiten ver que los daños no han sido pocos y que han sido robados diversos objetos de las oficinas de los obispos venezolanos en Caracas.

En los comentarios a la publicación se aprecia diversas opiniones como la del usuario Gilberto Díaz quien señala que “la radicalización de la persecución a la Iglesia es lo que sigue en la agenda comunista. ¿Sí o no?”

Por su parte Rafael Mendoza refiere que la sede de la CEV no ha sido víctima “del hampa común, sino de los colectimalandros asesinos y terroristas que armó la FANB castrocomunistamadurista, traidores al pueblo”.

No es la primera vez que un lugar perteneciente a la Iglesia en Venezuela sufre este tipo de asaltos.

De hecho las presiones y las agresiones también han afectado a importantes líderes eclesiales como el Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa, que en abril de este año tuvo que afrontar una turba chavista que quiso agredirlo tras haber celebrado Misa.

Las agresiones son también de carácter religioso. En marzo de este año, desconocidos ingresaron a una iglesia para robar las hostias consagradas.

Los ladrones no se llevaron nada más.

El 1 de enero, un grupo de delincuentes ingresó a la sede del Obispo de Maracay, y robaron diversos equipos y dinero en efectivo que se guardaba en la caja fuerte de la administración.

Tres días antes, sujetos fuertemente armados entraron a un monasterio trapense y robaron todo lo que encontraron a su paso.

En julio de 2016, otro grupo de ladrones saqueó un instituto educativo que depende del Episcopado, y robaron una gran cantidad de equipos y materiales, para luego proceder a destruir todo lo que encontraron en el lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*