Detener la III Guerra Mundial

EL VICE GRAN IMÁN DE AL-AZHAR, Abbas Shuman, señaló la intención de organizar una conferencia mundial sobre la paz con sede en El Cairo y la Santa Sede.

La convergencia de las religiones….

ANDREA TORNIELLI .- Para detener la «III Guerra Mundial en pedazos» de la que habla con insistencia Papa Francisco, la única vía es una paz mundial en pedacitos.

Vivida, testimoniada, buscada, invocada, creída por  hombres y mujeres, líderes religiosos y simples creyentes que no se rinden al «paganismo e la indiferencia». Que no quieren sucumbir a las ideologías de los fundamentalistas que viven dentro de todas las religiones, los que predican el enfrentamiento de civilizaciones y disfrazan con justificaciones religiosas sus «sucias» guerras, las violencias, los atentados terroristas posibles gracias a los traficantes de armas y a la complacencia de ciertos países, a menudo mejores aliados del Occidente.

El llamado del Papa, sus palabras fuertes contra la guerra y contra las burbujas de indiferencia que se han extendido por todas partes, resumieron los rasgos del rostro arrugado del patriarca del budismo, Tendai, envuelto en su túnica naranja, o las palabras conmovidas de un rabino que sobrevivió a los campos de exterminio nazis, o las palabras fuertes de los imanes y de los ulemas musulmanes, cuyos testimonios en defensa de los cristianos dejan claro cuán absurdo es considerar el islam como un único bloque fundamentalista.

Resumieron las palabras fuertes y profundamente cristianas del Patriarca ecuménico Bartolomeo I, cuyo corazón parece latir cada vez más en sintonía con el del obispo de Roma.

Mientras el sol va ocultándose en la plaza de Asís, uno se da cuenta de que la cumbre interreligiosa por la paz no solo fue ningún «espectáculo». Y a pesar de que el mundo está cada vez más amenazado por guerras, odios y violencias, explotaciones y pobrezas, hay muchos hombres y mujeres, muchos creyentes que pertenecen a todas las religiones, que no se rinden. Son fragmentos, pedacitos. Piezas minúsculas de un rompecabezas que la humanidad anhela completar.

Son el antídoto contra la Tercera Guerra Mundial en pedazos.

 

Al-Azhar: Cumbre con el Vaticano

ZENIT.- El vice gran imán de la universidad islámica egipcia de Al-Azhar, Abbas Shuman, y delegado para el diálogo interreligioso, señaló la intención de organizar una conferencia mundial sobre la paz de su centro de estudio con sede en El Cairo y la Santa Sede.

Las declaraciones fueron publicadas hoy por el cotidiano ‘Al masry al Youm’, en el marco del encuentro en ‘Sed de Paz’ que se inició el domingo pasado en la ciudad italiana de Asís, y concluyó ayer con la presencia del papa Francisco.

“Tenemos la intención de trabajar para convencer a todos los políticos y líderes que deciden a nivel mundial, a adherir a la cultura del diálogo serio, abandonando cualquier tipo de método violento para resolver crisis y problemas”.

Y concluyó señalando: “Queremos la cooperación en lugar de las guerras y sobre esto Alazhar está trabajando con el Vaticano”.

 

1 vela encendida por cada conflicto

ZENIT.- Después del almuerzo, al inicio de la tarde, los representantes de las diversas religiones reunidos en Asís: judíos, musulmanes y de religiones orientales, rezaron al mismo tiempo pero en lugares diversos.

Los cristianos se reunieron en la basílica inferior de San Francisco, cerca de la tumba del santo para una oración ecuménica, en la cual fueron nombrados todos los países en conflicto y por cada uno de ellos fue encendida una vela. Entre las casi treinta encendidas, figuraron guerras como la de Siria o Irak, pero también lugares en donde hay violencia, como en México debido al narcotráfico, y en Venezuela por la crisis política.

Asís, judios en oración

El papa Francisco recordó que en el ‘Tengo sed’ de Jesús en la cruz, podemos escuchar la voz de los que sufren, el grito escondido de los pequeños inocentes a quienes se les ha negado la luz de este mundo, la súplica angustiada de los pobres y de los más necesitados de paz. Imploran la paz las víctimas de las guerras, las cuales contaminan los pueblos con el odio y la Tierra con las armas; imploran la paz nuestros hermanos y hermanas que viven bajo la amenaza de los bombardeos o son obligados a dejar su casa y a emigrar hacia lo desconocido, despojados de todo.

El arzobispo de Westminster, Justin Welby en su meditación indicó que “todos tenemos que beber cada día de la misericordia de Dios, para vencer nuestro pecado nuestra rabia, para expresar la misericordia hacia los otros.

Asís, musulmanes en oración

Ilustró la riqueza como un dinero falso en un juego de los niños, porque en la economía divina el dinero no vale nada y señaló que a pesar del progreso en Europa, existe miedo de los extranjeros y dificultades económicas. Precisó que en cambio Dios nos ofrece riquezas reales, que dan verdadera satisfacción.

“Somos llamados a ser la voz de Cristo –concluyó– para los que no tienen esperanza, en un mundo de sequía y desesperación, dando con magnífica generosidad lo que hemos recibido en su misericordia llena de gracia”.

El patriarca de Constantinopla, Bartolomé I, señaló en su meditación, la necesidad de “escuchar el grito de Dios hacia la humanidad y escuchar el grito de nuestro prójimo”. “¿Qué palabra de paz podremos ofrecer al otro, al diverso, al lejano, al desconocido si aquella palabra de paz no será una real experiencia de comunión con la Luz Radiosa de la Mañana?”, dijo. Y señaló la necesidad de convertirnos, la capacidad de cambiar ruta, que no puede haber conversión si no se escucha, y de la necesidad de que el testimonio cristiano sea profético, y para ello debe realizarse en comunión.

A la salida de esta ceremonia ecuménica fue el acto final que se celebró en la plaza san Francisco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*