Del “pulso electromagnético” al gamelote

– UN INCENDIO DE MALEZA  EN MALENA CAUSÓ LA DEBACLE del sistema eléctrico. Milicianos y soldados no cortan “monte”

GRUPO DE LIMA CULPA A MADURO POR «COLAPSO DEL SISTEMA ELÉCTRICO»

– MADURO: “HUBO ATAQUES ELECTROMAGNÉTICOS” – RODRÍGUEZ:  “ATACARON EL SISTEMA AUTOMATIZADO DEL GURI”

El siquiatra MinF  aseguró que funcionarios del Gobierno de Estados Unidos “atacaron” el sistema de control automatizado del Guri, la principal hidroeléctrica del país que produce el 70 % de la energía de Venezuela.

Explicó que este sistema es el “cerebro electrónico” que controla las máquinas de la hidroeléctrica.

NdR: El sistema carece de  “cerebro electrónico. Es analógico”

Culpó al senador del estado de Florida, Marco Rubio; el secretario de estado de Estados Unidos, Mike Pompeo; el vicepresidente norteamericano Mike Pence y al presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó de ser responsables de la falla eléctrica que afectó a 22 estados del país desde las 4:54 p.m de este jueves 7 de marzo.

Vox Populi: “La crisis de los ineptos”

HUGO CARVAJAL.- “NUNCA HAN EXISTIDO LOS SABOTAJES ELÉCTRICOS”. El ex Director de Inteligencia Militar aseguró que los sabotajes eléctricos siempre han sido una mentira: “Nunca han existido los sabotajes eléctricos. Solo la plena intención de sumergir al pueblo en la miseria haciéndose ricos. Receta Cubana”, dijo Carvajal en Twitter. Comentó que los responsables del apagón son la corrupción, la incapacidad, la improvisación y el “cerebro de iguana de los ministros”.

 

Maduro: “Hubo ataques electromagnéticos

LEVY MARTÍNEZ / Panorama.- Al cumplirse 48 horas el apagón masivo que dejó a oscuras a Venezuela, Nicolás Maduro, informó este sábado 9 de marzo que hubo unos  «ataques electromagnéticos” contra el sistema eléctrico nacional.

«Lo primero que reconectamos (luego de la interrupción del servicio) fue el oriente del país: Bolívar, Anzoátegui, Monagas y luego nos vinimos a parte de Caracas. Después de esto, ya cuando estábamos reconectando, vino un nuevo ataque. Allí descubrimos que estaban realizando ataques de alta generación científica, nuestros expertos lo llaman ataques electromagnéticos contra las líneas de transmisión para interrumpir el proceso», expresó.

Dijo que «hoy, ya en horas de la mañana, habíamos reconectado un 70% del país, cuando recibimos a las horas del mediodía otro ataque de carácter cibernético y eso perturbo el sistema.

 

Expertos explican

NATALY ANGULO Y CÉSAR BATIZ / (El Pitazo) – Univision.- Especialistas venezolanos en el tema eléctrico explican que el corte masivo de electricidad se debió a la falta de mantenimiento, desprofesionalización constante del sector en los últimos años del chavismo, falta de inversión y la gran vulnerabilidad que representa depender de un solo embalse: el de Guri, ubicado en el sur del país, en el estado Bolívar.

Una hora y 20 minutos después de que ocurrió el apagón nacional en Venezuela a las 4:50 de la tarde del jueves 7 de marzo de 2019, el ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, anunció que se trataba de un «sabotaje», versión secundada por Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación e Información del régimen de Nicolás Maduro.

En una explicación ofrecida a través de los canales de propaganda del chavismo, Rodríguez señaló al senador republicano Marco Rubio como responsable.

Sin embargo, seis fuentes (on the récord y bajo condición de anonimato) consultadas, algunas de ellas vinculadas a la empresa eléctrica nacional venezolana, Corpoelec, desmienten esa denuncia y apuntan a culpar a quienes administran el sistema eléctrico.

Estas son las explicaciones de lo que pudo ocurrir:

El apagón nacional afectó el corazón del sistema eléctrico venezolano y demuestra que Venezuela depende de la planta de Guri como principal generador de electricidad, ubicado en el sur del país, estado Bolívar.

El embalse de Guri es un área fuertemente custodiada por miembros de la Fuerza Armada. Opera un comando especial y un grupo artillado del Ejército, un comando de la Guardia Nacional y la seguridad interna de Corpoelec, lo que hace imposible ingresar al área para cometer un sabotaje.

El sistema Scada, que regula y controla la Red Troncal de Transmisión, es donde supuestamente, según el ministro de comunicación Jorge Rodríguez se originó el supuesto «sabotaje». Pero José Aguilar, ingeniero y experto en el sector eléctrico, afirma que el Scada no puede ser manipulado desde el exterior, por lo que descarta la manipulación informática. El Scada además no está conectado a ninguna red, lo que hace inviable la posibilidad de algún hackeo.

Fuentes vinculadas a Corpoelec confirmaron que un incendio de vegetación registrado el jueves en la tarde afectó las tres líneas de 765 kilovoltios entre Guri y las subestaciones Malena y San Gerónimo B.

Las líneas y las torres que las sostienen están cubiertas de vegetación porque no se le hace mantenimiento de pica y poda desde hace algunos años.

Las líneas de 765 kv, que alcanzan una longitud de 2,230 kilómetros, son el mayor contribuyente de energía eléctrica a la red de transmisión. Aportan el 85% de la energía que se envía hacia el centro del país desde el Guri, según precisó el ingeniero Miguel Lara, exgerente de la Oficina de Planificación del Sistema Interconectado (Opsi) hasta 2004.

El incendio generó un sobrecalentamiento en las líneas y a su vez un “rechazo de carga” que dispara las protecciones de las turbinas que alimentan esas líneas en Guri.

Las líneas de 765 kv se alimentan de las unidades que están en la Casa de Máquinas número 2 del Guri. Son las 10 unidades de mayor potencia y pueden generar cada una cerca de 730 megavatios. En 2018 se conoció que cuatro turbinas de esta Casa de Máquinas estaban fuera de servicio por falta de mantenimiento. Ahora, con la falla del jueves tres de ellas resultaron afectadas y su arranque resulta complejo si no se tiene la corriente necesaria en sus generadores.

En el país hay instalados 1,500 megavatios en unidades Black Start (arranque sin nada de corriente en el sistema) con las que se puede alimentar el arranque de las plantas termoeléctricas y dar corriente a los generadores de Guri.

Asesores externos presumen que antes del apagón del jueves 7 de marzo se intentó reconectar algunas cargas en Ciudad Bolívar o Guayana y generó una desestabilización, que hizo que el Sistema de Control de las Turbinas de Guri no adecuara la velocidad y una de ellas comenzó a acelerarse y debieron detenerla. Intuyen que el proceso no fue el adecuado y se dispararon las protecciones del resto de las turbinas, lo que las deja fuera de servicio.

Restablecer la operatividad del sistema en Guri es complicado si los sistemas de protección y control de la principal central hidroeléctrica del país no están en buen estado porque se necesita una sincronización casi perfecta. Y para poner en servicio las líneas Guri-Malena-San Gerónimo (donde ocurrió la afectación por el incendio el jueves) se requiere que sus equipos de regulación de tensiones, de maniobras, de control y de protecciones estén bien en esas subestaciones, explicó el ingeniero Miguel Lara.

El problema mayor es de transmisión, comenta el ingeniero Miguel Lara, conocedor de la Red Troncal de Transmisión. “Aunque generen energía en Guri, no pueden sacarla sin el sistema de 765 kilovoltios, que es por donde se envía 85 por ciento de la energía hacia el centro del país”.

El peor apagón

Venezuela colapsó por el peor apagón de su historia reciente, mientras se denuncian varias muertes

La debilidad y deterioro del sistema eléctrico, la falta de equipamiento de maniobra y control de mando de las subestaciones, y la ausencia de personal calificado hace cuesta arriba solventar el apagón nacional que este domingo pasó de las 60 horas.

El ingeniero Miguel Lara asegura que el sistema se pudo recuperar en dos horas si se cuenta con todo el equipamiento y personal calificado, pero como no fue así el tiempo es “indeterminado”.

Ubicar los puntos de afectación en las líneas de 765 kv, que tienen una longitud de 2,230 kilómetros, sería fácil si estuviesen habilitados los sistemas de termografía o rayos infrarrojos que detectan esas anomalías. Una avería de ese tipo puede resolverse en dos horas si se cuenta con personal técnico calificado, repuestos y medios de transporte que faciliten el acceso.

La empresa que antes del chavismo estuvo encargada del sistema eléctrico del país se llamaba Edelca, antes de ser nacionalizada. Contaba con 13 helicópteros para inspeccionar por vía aérea cada mes todo el tendido eléctrico desde Guri hasta Cuestecita, la última subestación de la red ubicada en la Guajira colombiana. Al parecer, ninguno está operativo.

La desprofesionalización de la industria eléctrica aumentó en los últimos años. Los ingenieros especializados optaron por irse del país en busca de un mejor futuro, y algunos por temor ante las constantes presiones a las que son sometidos por funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado, según afirman los sindicalistas de la industria eléctrica.

En el país existen 19,000 megavatios instalados en plantas térmicas, cuya operatividad pudo minimizar la duración del apagón. Pero no están operativas. Hasta el jueves solo habían disponible 2,500 megavatios del total de 19,000, según precisó el ingeniero José Aguilar.

Las plantas termoeléctricas pudieron arrancar con la alimentación de las Black Start (unidades de respuesta rápida), pero es evidente que ninguna funcionó, dijo el ingeniero Aguilar. Así que Corpoelec no tiene manera de incorporar al sistema, al menos esos 2,500 megavatios de termoelectricidad.

La opacidad de la información por parte del gobierno de Nicolás Maduro hace cuesta arriba determinar para los expertos la magnitud de los daños que hayan podido ocurrir. Indican que solo con el paso de los días se podrá saber qué es lo que no permitía reconectar al país.

Guaidó explicó el Mega-Apagón

El presidente interino convocó a un equipo de expertos y sostuvo conversaciones con autoridades de Alemania y Japón para hacer el análisis de la situación

Guaidó comentó que un incendio de la vegetación averió las tres líneas de 765 kilovoltios entre el embalse Guri y las subestaciones Malena y San Gerónimo B. Señaló que el incidente recalentó el sistema y provocó un rechazo de carga en las turbinas.

“Más de 80% de la energía que va al centro del país pasa por esas líneas de 765KV”, acotó, al tiempo que aseveró que la falta de mantenimiento hace que el sistema sea suceptible a ese tipo de incendios.

“Arrancar de nuevo la operación requiere de una sincronización casi perfecta con tecnología y personal calificado. Nuestros expertos confirman que el gobierno ha hostigado al personal de Corpoelec quienes, además, están muy limitados en recursos”, explicó.

Detalló que las características de la situación indican que los otrora 13 helicópteros de la Electrificación del Caroní (Edelca) están inoperativos, por lo que no tenían medios para hacer la respectiva inspección de las líneas.

“Si hay daño en alguna de esas líneas, aunque el Guri genere energía, esa energía no llegará al resto del país”, puntualizó.

“Las consultas con Japón y con Alemania nos han permitido trazar un plan con medidad que saquen a los venezolanos de la oscuridad. Gracias al Plan País hay mucho adelantado, pero todo esto pasa por el cese de la usurpación, mientras el Alto Mando sigue escondiendo al usurpador”, expresó.

Juan Guaidó: Ya que el régimen usurpador se niega a darle una explicación al país, más allá de las mentiras de siempre, hemos obtenido información seria sobre el #ApagónNacional, gracias a la valentía de técnicos y medios de comunicación que han ayudado a esclarecer lo que otros ocultan.

Como Presidente Encargado, y como ingeniero, convoqué a un equipo de técnicos y expertos. Juntos estamos siguiendo la escalada de la crisis.

También conversamos con Alemania y Japón, algo imposible para el usurpador, y están dispuestos a acompañarnos en la solución de la crisis.

En respuesta a @jguaido  Las explicaciones «oficiales» son irresponsables. Según el psiquiatra que esconde al usurpador, el sabotaje fue un hackeo al sistema que controla la Red Troncal de Transmisión.
Todos los técnicos coinciden en que eso es imposible por una razón simple: es un sistema analógico.

JUAN GUAIDÓ .- Todo indica que ninguno de los 13 helicópteros que tenía Edelca está operativo. Y no hay como inspeccionar las líneas de las cuales depende más del 80% de Venezuela.

Y si hay daño en alguna de esas líneas, aunque el Guri genere energía, esa energía no llegará al resto del país.

El agravante más obsceno de la crisis es que Venezuela tiene alrededor de 19.000 megavatios instalados, pero hoy solo hay 2.500 disponibles. El negocio fue robarse la plata y comprar plantas, no ponerlas operativas.

 

10 años de apagones  (cronología)

Luces de automóviles en una de las principales calles de Caracas durante el peor apagón en la historia de Venezuela / Foto: REUTERS/Carlos Jasso

Un gigantesco apagón mantuvo  paralizada a Venezuela desde las 4.30 de tarde del jueves 7.3.19. El suministro eléctrico pareció empezar a recuperarse en zonas de Caracas y otras regiones entre el viernes y el sábado, pero nuevos cortes masivos mantuvieron  en vilo a su gente.

Los apagones son habituales en el país petrolero desde hace una década. A continuación, un recorrido por las fallas más importantes de los últimos años.

– 2010-2013 –

Venezuela, bajo el mandato del fallecido Hugo Chávez, enfrentó en 2010 una grave crisis energética por una sequía que hizo descender a niveles críticos el agua de la represa de Guri (estado Bolívar, sur), fuente de 70% de la electricidad del país.

El líder socialista, presidente desde 1999 hasta su muerte en 2013, había nacionalizado el sector eléctrico en 2007.

Creó entonces la Corporación Eléctrica Nacional (CORPOELEC), que fusionó las compañías regionales encargadas de la generación y transmisión de energía.

Ante los episodios de 2010, Chávez declaró una “emergencia eléctrica” y aplicó temporalmente un plan de racionamiento.

Pero los episodios continuaron. Un apagón afectó prácticamente a toda Venezuela en abril de 2011, tras la caída de dos de las líneas de mayor capacidad. Aquel corte solo duró unos 15 minutos en Caracas, pero se prolongó por horas en estados como Aragua, Carabobo o Zulia.

Un mes más tarde, otro fallo dejó a oscuras a una decena de estados.

En abril de 2013, cuando Nicolás Maduro llevaba un mes en el poder, se produjeron más cortes y, en septiembre, otro apagón dejó a un 70% de Venezuela sin luz por al menos cuatro horas afectando a la capital y a 14 estados.

En diciembre de ese mismo año, otra falla afectó a medio país.

El gobierno atribuyó los casos a “sabotajes”, mientras expertos denunciaban falta de inversión, pobre mantenimiento y multimillonarios casos de corrupción.

– 2014-2016 –

En marzo de 2014, dos incendios en el cerro Ávila, que rodea Caracas, dejaron sin electricidad a sectores del centro de la capital y, en junio, un corte de energía eléctrica afectó durante horas a vastos sectores de la ciudad y unos diez estados.

Nuevos planes de racionamiento se aplicaron en 2016, por cortes que el gobierno de Maduro vinculó con una nueva sequía, esta vez provocada por el fenómeno de El Niño.

Esas medidas implicaban la reducción de la jornada laboral del sector público en un 40% y afectaban a centros comerciales y hoteles, a los que se obligó a instalar plantas propias.

El 19 de octubre de 2016, el edificio del Parlamento se quedó sin luz mientras los diputados debatían un proyecto de ley para el sector eléctrico y los apagones iban siendo cada vez más frecuentes.

– 2017-2019 –

Los apagones se incrementaron a lo largo de 2017 y, en octubre, una falla eléctrica dejó sin energía durante ocho horas a la ciudad de Maracaibo y otras zonas del estado Zulia, una de las regiones más castigadas por los apagones.

En Navidad, el 24 y 25 de diciembre, también se registraron fallas en varias regiones.

Nada más empezar 2018, el 2 de enero, sectores de cinco estados y de la capital quedaron sin energía durante varias horas, sumándose a permanentes racionamientos de agua.

Dos apagones en enero afectaron a Caracas y distintas regiones.

Se replicaron los cortes en febrero. El 17 de ese mes seis recién nacidos que recibían respiración asistida murieron tras un corte de electricidad en el hospital donde eran atendidos, en el sureste del país.

A finales de agosto otros dos cortes de gran alcance, separados por menos de 24 horas, se registraron en Caracas y en los vecinos estados Miranda y Vargas. En Zulia algunos sectores quedaron sin suministro hasta cuatro días.

En octubre se volvió a repetir un apagón de más 24 horas en buena parte del país.

En noviembre los cortes llegaron a la turística isla de Margarita (norte), y a los pocos días otro apagón golpeó de nuevo a Zulia.

2019 abrió con un prolongado apagón en uno de los mayores hospitales del país, que provocó el desalojo de más de un centenar de personas y, según algunas fuentes, dejó al menos dos muertos.

El pasado jueves, cerrando una década de fallas, se registró el peor de los apagones en la larga crisis, por su magnitud -alcanzando a prácticamente la totalidad del país- y aún sin soluciones a la vista. (AFP)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*