Carta a la Juez Marjorie Calderón

Estimada Marjorie,

10 abril 2009: El viernes pasado, tres de abril, lloré a pesar de mis setenta y dos años. Millones de venezolanos también lloraron. Esas lágrimas llegaron hasta Dios. He rezado mucho por Ud. Jamás podrá dormir tranquila, su esposo tampoco. No lo intente con somníferos. Será inútil. Su conciencia le reprochará el pecado de condenar inocentes.

Le aconsejo leer la vida de Tomás Moro, el gran Canciller de Inglaterra, condenado por jueces inicuos manejados por el gobernante de turno.

ILUSTRACIÓN: Raúl Azuaje

La iniquidad de un juez es castigada terriblemente en la Sagrada Escritura. Ud. no podrá tener un sueño tranquilo mientras estén muertos en vida los comisarios y policías. Le pido a Dios que le conceda la gracia de rectificar y condenar públicamente el terrorismo judicial.

Rezo mucho por Ud. y no tengo sentimientos de odio sino de lástima. Recuerde unas enseñanzas que recibió con Fe y Alegría cuando hacía su bachillerato.

Por presiones infames Ud. olvidó el gran mandamiento de los cristianos: amar y comprender. También pido por el Presidente de la República para que Dios le conceda las dos virtudes fundamentales de todo gobernante: prudencia y sabiduría. Sembremos la paz y desterremos las consignas de muerte. El Cristo condenado injustamente por Pilatos sea para Ud. camino, verdad y vida; ayer, hoy y siempre.

 

Mérida 7 de abril de 2009.

Atentamente

Luis Alfonso Márquez Molina

Obispo Auxiliar de Mérida

 

Las personas religiosas son más felices

Un estudio realizado por el Austin Institute for the Study of Family and Culture, con sede en Texas, Estados Unidos, ha revelado que las personas que creen en dios son más felices que las ateas.

Los investigadores estadounidenses sostienen que hay una fuerte correlación entre las creencias religiosas y la sensación de felicidad. El estudio del Austin Institute for the Study of Family and Culture realizó una encuesta entre 15.738 estadounidenses de entre 18 y 60 años. La conclusión del sondeo fue que el 45% de las personas que atienden ceremonias religiosas regularmente declararon ser felices, mientras que tan solo el 28% de los que no lo hacen dieron esa misma respuesta. Además, las personas que nunca van a la iglesia se mostraron más propensas a sentirse desafortunadas.

Según el estudio existe una relación entre la religiosidad y la sensación de felicidad que se explica por el nivel alto de apoyo con el que cuentan las personas adheridas a grupos religiosos. Esas personas están rodeadas de amigos y de una congregación que comparte las mismas creencias, un factor clave que enlaza la fe y la sensación de felicidad, escribe el periódico ‘The Daily Mail’.

Según otro estudio de EE.UU., las personas que creen en dios están más satisfechas con su vida, aparte de que los creyentes tienen más habilidad para afrontar situaciones complicadas como la pérdida de trabajo o el divorcio, ha reportado BBC News.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*