“….ayuno y oración”

“LOS OBISPOS NECESITAMOS, Y DEBEMOS HACERLO, PRACTICAR CON TODA HUMILDAD LA ORACIÓN Y LA PENITENCIA”

 

Cardenal Daniel DiNardo / FOTO: Michelle Bauman – CNA

 

ACI Prensa .- El Arzobispo de Galveston-Houston y Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), Cardenal Daniel DiNardo, agradeció al Papa Francisco por su “Carta al Pueblo de Dios” en la que condena los abusos sexuales cometidos durante siete décadas por sacerdotes en este país.

“Estoy agradecido al Santo Padre por su Carta al Pueblo de Dios, en respuesta a la investigación del gran jurado de Pensilvania y otras revelaciones que han surgido”, dijo el Cardenal DiNardo en un comunicado emitido por la USCCB.

“El mismo hecho de que abra la carta con las palabras de San Pablo: ‘Si un miembro sufre, todos sufren con él’, muestra que nos escribe a todos como pastor, pastor que sabe cuán profundamente el pecado destruye las vidas”, añadió.

En su carta, el Papa Francisco llamó a la Iglesia universal a “un ejercicio penitencial de oración y ayuno”.

Respondiendo a ese llamado, el Cardenal DiNardo dijo que las palabras del Santo Padre les parecían particularmente útiles y por ello “deben provocar acción, especialmente por parte de los obispos”.

“Los obispos necesitamos, y debemos hacerlo, practicar con toda humildad la oración y la penitencia”, aseguró.

Ayer el vocero del Vaticano, Greg Burke, dijo que era especialmente significativo que el Papa se refiera al abuso como “un crimen, no solo un pecado” y que, mientras pedía perdón, reconoció “que todos los esfuerzos no serán suficientes para reparar el daño hecho a las víctimas” y que las “heridas nunca desaparecen”.

El Cardenal DiNardo reconoció la necesidad de una respuesta sincera y espiritualmente comprometida a la crisis de los abusos.

“El Santo Padre también invita, y también pido esto, a que todos los fieles se unan en oración y ayuno como una forma de ayudar a fomentar la conversión y el cambio de vida genuino donde sea necesario, incluso en los pastores de la Iglesia. Jesús comentó una vez: ‘Este tipo de demonio solo se combate con ayuno y oración’; un humilde recordatorio de que tales actos de fe pueden mover montañas e incluso pueden producir una verdadera sanación y conversión”, dijo el Cardenal DiNardo.

Finalmente, el Purpurado dijo que los obispos de los Estados Unidos aceptan la necesidad urgente de rendir cuentas.

“En nombre de mis hermanos obispos”, añadió el Cardenal DiNardo, señalamos “que solo enfrentando nuestro propio fracaso frente a los crímenes contra aquellos a quienes se nos ha encomendado proteger, puede la Iglesia resucitar una cultura de vida donde la cultura de la muerte ha prevalecido”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*