Arco Minero martiriza a la Madre Tierra


Entre selva y asfalto : Amazonia

– SÍNODO SOBRE LA AMAZONIA; LOS INDÍGENAS, TEMA PRINCIPAL DE LA DISCUSIÓN

– SESENTA MILLONES, DE 522 DIFERENTES PUEBLOS, SON EL PUNTO MÁS SENSIBLE DEL FUTURO QUE ESPERA A LA HUMANIDAD

El Papa con indígenas en Puerto Maldonado, Perú

ALVER METALLI .- Después de la «Laudato si’», la cuestión indígena adquiere un mayor peso en las discusiones sobre el futuro de los pueblos autóctonos de América Latina.

No es uno de los efectos secundarios de la encíclica papal dedicada al cuidado del medio ambiente. Efectivamente, los sesenta millones de indígenas, de 522 diferentes pueblos, son el punto más sensible del futuro que espera a la humanidad que vive en las naciones del sur del mundo. La aceleración de los debates cuyo principal interés es precisamente la población indígena es una buena señal, después de décadas de desinterés y abandono.

Dos nuevas citas confirman esta tendencia positiva. Uno se llevó a cabo hace algunos días en Bogotá, Colombia, en donde representantes de doce países del continente (obispos, sacerdotes, religiosos y laicos) se reunieron para «analizar la realidad social, económica, política, cultural y religiosa de los pueblos originarios a la luz del magisterio de los Papas», empezando por San Pío X para llegar al Papa Francisco. Los que participaron en el seminario colombiano trataron de recorrer la evolución de la enseñanza pontificia sobre las cuestiones medio-ambientales, tal y como se han ido presentando en los diferentes momentos históricos, a la luz de los conocimientos acumulados en esos mismos momentos, hasta el documento pontificio del mes de mayo de 2015, completamente dedicado al «cuidado de la casa común» en todas sus dimensiones.

La segunda cita será del 17 al 21 de enero del año que viene, en Panamá, en vísperas de la Jornada Mundial de la Juventud (del 22 al 27 de enero). La reunión panameña contará con la participación de jóvenes de las diferentes etnias del país del istmo y representantes de toda América Latina. Entre los temas de la agenda destaca el de la educación, considerado «fundamental para las comunidades indígenas», para que puedan sobrevivir con dignidad y para su porvenir.

El programa del encuentro en la nación que organizará la XXXIV JMJ ya revela los temas de los que se ocupará el Sínodo de la Amazonia que, como se ha anunciado, se concentrarán en cuatro situaciones particulares: la falta de sacerdotes y, por lo tanto, de funciones magisteriales y litúrgicas en diferentes regiones de la Amazonia; el aumento de la presencia de evangélicos entre las comunidades de los nueve países latinoamericanos en cuyos territorios nacionales se extiende la jungla amazónica; la amenaza de que sean destruidas partes considerables de la misma y los conflictos por la tierra contra algunas poblaciones indígenas.

La idea de organizar el encuentro mundial de la juventud indígena surgió durante una reunión de los equipos de pastoral de Centroamérica y de México en octubre de 2016, después de la JMJ de Cracovia (Polonia), y recibió un impulso importante con el encuentro entre el Papa y los pueblos de la Amazonia en Puerto Maldonado, Perú, el pasado 19 de enero. En esa ocasión, el Papa Francisco invitó a «plasmar una Iglesia con un rostro amazónico y una Iglesia con un rostro indígena»; también recordó que había convocado a un Sínodo por la Amazonia en 2019. Al final del encuentro de la juventud indígena, que se llevará a cabo en el municipio de Soloy, a unos 150 kilómetros de Panamá, los participantes se trasladarán a la capital para incorporarse al programa de la JMJ en la que participará el Pontífice.

Los dos encuentros apenas anunciados, el de Bogotá y el inédito encuentro de la juventud indígena en Panamá, forman parte de una serie de asambleas territoriales que se han llevado a cabo en el último año, como la de los obispos de Colombia, desarrollada en la ciudad de Florencia, en la provincia septentrional de Caqueta, en septiembre, y la segunda de principios de octubre en Puerto Inírida, en la provincia de Vicahda, cerca de la frontera cn Venezuela. Todo esto es para prepararse en vista del Sínodo de la Amazonia que se llevará a cabo en Roma en octubre de 2019.

 

El martirio de la Madre Tierra

DIANA FLORES TAIZEN / Analitica:- Explotación, deforestación, mafias, contrabando de oro y muerte es lo que se esconde al sur del río Orinoco en una extensión de 111.843 kilómetros cuadrados llamado Arco Minero del Orinoco, territorio ubicado en el estado Bolívar donde yacen las riquezas minerales más importantes del mundo como el oro, bauxita, coltán, diamante, cobre, entre otros minerales de valor industrial.

En los últimos meses diferentes personalidades del ámbito político han denunciado un pliego de irregularidades que suceden diariamente no solo en el estado bolivarense, sino en el estado Amazonas, Apure, Delta Amacuro, Anzoátegui, Guárico y Barinas.

Entre ellos el diputado a la Asamblea Nacional (AN) Américo De Grazia, quien fue denunciado junto al integrante de La Causa R, Andrés Velásquez por el presidente Nicolás Maduro de financiar las mafias que explotan de forma ilegal el oro venezolano en el estado Bolívar.

La reacción del jefe de Estado se produce el mismo día, en que ambos dirigentes denunciaron que detrás de la empresa de minería “La Vanguardia”, señalada como fantasma por el fiscal designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, se encuentra el ex director del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), General Gustavo González López, y que todo formaría parte de una retaliación política.

AMO: Un proyecto de  deforestación

Ese dibujo que un día el expresidente Hugo Chávez remarcaba a trazos libres en el 2011, hoy es un hecho que se ha materializado y es un tema que está a la opinión pública, debido a que muchos han denunciado los daños que esto ha generado en los últimos años al ecosistema venezolano.

El Arco Minero del Orinoco empezó como un plan estratégico para promover los derechos económicos de la nación, por lo que para febrero del año 2016, el presidente de la República Nicolás Maduro, concretó este proyecto y decretó este territorio como Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco (AMO).

Dicha Zona de Desarrollo Estratégico es parte fundamental del Motor Minero, uno de los quince motores que conforman la Agenda Económica Bolivariana lanzada en enero del año 2016 por el Mandatario Nacional, con el objetivo de seguir impulsando el crecimiento y el desarrollo económico de la nación y así romper con el rentismo petrolero del cual ha dependido tradicionalmente el país.

Para el financiamiento del proyecto de minería a gran escala el Gobierno de Nicolás Maduro aseguró haber convocado a 150 empresas venezolanas y extranjeras, pero solo 16 compañías formalizaron convenios y posteriormente se crearon cuatro empresas mixtas de las cuales solo una tiene presencia visible en el Arco Minero del Orinoco.

Sin embargo, detrás de este proyecto lo que se ha denunciado es todo lo contrario al plan de recuperación económica que esta siendo implementado por el Gobierno Nacional, sino más bien la destrucción de las riquezas naturales de la nación y la propagación de enfermedades que se habían erradicado en Venezuela.

 

Pura pérdida: Américo De Grazia

AMO: La gran estafa de Chávez y Maduro

Diputado Américo De Grazia.

“El Arco Minero del Orinoco yo lo califico como la gran estafa del Gobierno de Chávez y ahora de Maduro, pero además con grandes consecuencias de enfermedades como el paludismo. Esta concentra el índice de malaria más alta del mundo”, afirmó el diputado Américo De Grazia.

En ese sentido, explicó sobre “el modus operandi en el Arco Minero”, lo cual según sus declaraciones “es que los mineros de manera salvaje y brutal explotan el oro a cielo abierto y discriminadamente, sin estudio geológico ni de impacto ambiental de ninguna naturaleza, contaminando nuestros ríos y sedimentando la represa del Guri. Por eso es que no tenemos electricidad, entre otras cosas. El Gobierno, a través de sus organismos, les compra el oro a los mineros comunes y luego lo procesan”.

“El Arco es explotado por la “barbarie”. El Banco Central recibe apenas un 6 – 10% y el resto se lo quedan las élites militares, la boliburguesía, entre ellos está Tareck El Aissami, Diosdado Cabello y Cilia Flores”, resaltó.

De Grazia destacó que en octubre del 2019 se dará un Sínodo “donde el tema va a ser la amazonia como tal y cómo se ha venido deteriorando por el impacto que ha ocurrido”. “El propio Maduro reconoce que hay una campaña de descrédito, pero no es del todo verdad, porque no existe una campaña de descrédito sino un alerta y hay un deterioro ambiental, ya lo estamos sufriendo”, precisó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*