“Anorexia económica”, tema vaticano

EL CARDENAL RAVASI SEÑALÓ que la economía no es “finanza”, porque finanza es solo un instrumento; que hoy sufrimos una anorexia económica y que la economía es una ciencia humanística. Economistas de alto nivel y especialistas de relaciones entre el norte y el sur del mundo buscarán respuestas

Presentación del congreso ‘Hacia una economía más humana y justa’. Card. Ravasi, Greg Burke, Giuliano Amato y Daniele Mancini

ZENIT.- Cuando el modelo económico nacido después de la Segunda Guerra Mundial da señales de ceder, en un momento en que la finanzas tiende a desplazar a la economía, cuando el modelo de integración, de un estado social inclusivo con un contrato social que uniera las clases sociales hacia objetivos compartidos está en dificultad, es el momento de interrogarse sobre una economía que no es solamente el Pib, sino que debe estar puesta al servicio del hombre.

Estos son los temas planteados que abordará el congreso “Hacia una economía más humana y justa. Un nuevo paradigma económico inclusivo en un contexto de desigualdades crecientes”, que se realizará en Roma el 21 de septiembre, el cual ha sido presentado en la Sala de prensa de la Santa Sede, por el cardenal Gianfranco Ravasi; por el ex presidente del Consejo de Ministros y economista italiano Giuliano Amato, hoy presidente presidente de la fundación ‘El Patio de los Gentiles’; y por el embajador de Italia ante la Santa Sede, Daniele Mancini.

El congreso organizado por la embajada de Italia ante la Santa Sede, en colaboración con el Pontificio Consejo de la Cultura, se realizará en la sede de dicha embajada situada en el barrio romano Parioli.

Y en el contexto del ‘Patio de los Gentiles’, una iniciativa destinada a abrir un espacio de diálogo de alto nivel con personas de otras creencias o no creyentes, sobre temas de interés para humanidad.

Participarán personas de destaque como el Premio Nobel de Economia 2015, Prof. Angus Deaton, docente en la Universidad de Princeton; del economista francés, Jean-Paul Fitoussi, y del economista belga, Dominique Y van der Mensbrugghe, docente en la Universidad de Purdue.

El cardenal Ravasi explicó que el foro quiere profundizar en las relaciones entre economía y sociedad y sobre  la necesidad de definir nuevos modelos económicos más humanos e inclusivos”.

Entre las diversas ideas, el cardenal señaló que la economía no es la finanza, porque la finanza es un instrumento; que hoy sufrimos una anorexia y que la economía es una ciencia humanística.

Por ello añadió es importante definir si posible la naturaleza humana y encontrar una categoría de base sobre la cual podemos discutir, con las consecuencias éticas y de las opciones, y sobre preguntas concretas, a las cuales podrán acceder los 60 periodistas presentes entre los 300 participantes.

“En el Patio de los Gentiles yo represento el lado de los no creyentes –señaló el Dr. Amato– pero que busca junto a los creyentes respuestas a las problemáticas nuevas”. Y recordó que el Patio de los Gentiles nació como una intuición del papa Benedicto, porque que “en esta búsqueda no hay motivo para estar divididos aunque sobre fundamentos diversos”.

El ex ministro de economía de Italia y ex presidente del Consejo, indicó además que una prioridad actual es “que nadie se quede atrás”, porque “el dato más inquietante de nuestra crisis es el crecimiento de las desigualdades, no porque quien gana más gana aún más, sino porque muchos perdieron y retrocedieron”. Y señaló que “en el planeta sucederá algo si demasiados se quedan atrás y no solamente por la temperatura”.

Por eso recordó que uno de los participantes al congreso en la Embajada de Italia, será Nobel de Economía Angus Deaton, que tomó en su reciente libro la idea de la película ‘La gran fuga’. Y su pregunta, precisó Amato, es que en el mundo se registró una gran huida de la pobreza, con condiciones de vida buenas como nunca en la historia, pero no para todos.

Entretanto la pregunta es: ¿qué sucede con los que se quedaron atrás?

Por ello es importante, subrayó que la economía pueda volver a ser una fuente de progreso para muchos y no solamente para pocos.

El embajador de Italia ante la Santa Sede, Daniele Mancini señaló que se hablará sobre la globalización de la economía y sus dimensiones éticas. Y si bien en una tarde de diálogo no se puede abarcar un tema tan complejo, este será –como decía Madre Teresa– nuestra contribución, nuestra gota de agua en el vasto mar.

Señaló que es un tema de absoluta prioridad a nivel mundial, porque “está cediendo ese modelo ganador que inició al final de la segunda guerra mundial. Con la idea de un estado social inclusivo con un contrato social que uniera las clases sociales hacia objetivos compartidos”. O sea, interrogarse de sobre una economía puesta al servicio del hombre.

El embajador indicó que al evento participarán economistas, académicos, miembros de comisiones internacionales que trabajan con el norte y el sur del mundo, con la idea de que el desarrollo es mucho más que el crecimiento del Pib.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*