Abren el sepulcro de Jesús

“…FINALMENTE SEREMOS CAPACES de ver la superficie original de la roca sobre la que, de acuerdo a la tradición, se colocó el cuerpo de Cristo”.

Mosaico del momento en que ingresan el cuerpo de Jesús al sepulcro. FOTO: Antano / Wikimedia

Jerusalén / ACI.- ¿Alguna vez te has preguntado cómo se ve la tumba de Jesús? National Geographic recientemente detalló el “momento de la revelación” en la Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén, mostrando la roca sobre la que se asegura que el cuerpo de Cristo fue colocado tras su muerte.

La roca ha estado cubierta durante siglos por una estructura de mármol, para protegerla.

“La cubierta de mármol de la tumba ha sido retirada”, dijo Fredrik Hiebert, arqueólogo residente de la National Geographic Society, de acuerdo a una exclusiva de la National Geographic, publicada el 26 de octubre.

“Será un largo análisis científico, pero finalmente seremos capaces de ver la superficie original de la roca sobre la que, de acuerdo a la tradición, se colocó el cuerpo de Cristo”, señaló Hiebert.

La apertura del sepulcro de Cristo marca una exposición histórica, por primera vez en siglos. Esto produjo una gran emoción entre arqueólogos, peregrinos y varios grupos religiosos.

“Aquí tenemos franciscanos, armenios, griegos, guardias musulmanes y agentes de policía judíos. Esperamos y rezamos para que este sea un mensaje real de que lo imposible se puede volver posible. Todos necesitamos paz y respeto mutuo”, dijo a National Geographic Teófilo III, el Patriarca Greco-Ortodoxo de Jerusalén.

De acuerdo a los Evangelios, el cuerpo de Cristo fue colocado en un sepulcro nuevo excavado en la roca, en el que nadie había sido enterrado. El Evangelio de Marcos detalla que las mujeres que fueron a ver la tumba para embalsamar el cuerpo de Jesús y encontraron que había resucitado.

La veneración del sepulcro de Jesús se remonta a Santa Elena, en el siglo IV, que descubrió e identificó el sepulcro. El hijo de la santa, el emperador Constantino, construyó la Iglesia del Santo Sepulcro en el año 326.

La losa sobre la que el cuerpo de Cristo fue colocado es el punto central de veneración, y fue encapsulada por una estructura de mármol de casi un metro por metro y medio, conocida como el Edículo, desde al menos 1555.

Con el paso de los años, el Edículo ha sido reconstruido y actualmente pasa por un proceso multimillonario de conservación, a manos de la Universidad Nacional Técnica de Atenas.

Aunque el sitio del sepulcro no es controlado por un grupo religioso particular, la Iglesia Ortodoxa Griega, la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa Armenia, con una menor influencia de las Iglesias Copta, Ortodoxa Etíope y Siria.

Cualquier decisión importante debe ser realizada en acuerdo entre las Iglesias.

National Geographic detallará todo el proceso de restauración del sepulcro de Cristo en la serie “Explorer”, que saldrá al aire en Noviembre, a través de su canal de televisión.

“El revestimiento de mármol de la tumba ha sido retirado, y nos sorprendió por la cantidad de material de relleno debajo de ella –dijo Hiebert–. Será un análisis científico largo, pero finalmente seremos capaces de ver la superficie de la roca original en la que, según la tradición, se colocó el cuerpo de Cristo”.

Según la tradición cristiana, el cuerpo de Jesucristo fue colocado en un nicho excavado en la ladera de una cueva de piedra caliza después de su crucifixión por los romanos en el año 30 o 33.

La creencia cristiana dice que Cristo resucitó después de la muerte, y que las mujeres que vinieron a ungir su cuerpo tres días después del entierro informaron de que no había restos presentes.

El edículo fue restaurado por última vez en 1810 después de un incendio, y requería una restauración después de años de exposición a la humedad y al humo de las velas. Una enorme jaula de hierro construida en torno al edículo por las autoridades británicas en 1947 como soporte aún se mantiene, pero no es suficiente.

La exposición del nicho está dando a los investigadores una oportunidad sin precedentes para estudiar la roca original, lo que puede ayudar a comprender mejor no sólo la forma de la cámara de la tumba, sino también la evolución del punto focal de veneración desde que fue identificado por primera vez por Helena, madre del emperador romano Constantino, en el año 326.

“Estamos en el momento crítico para la rehabilitación del edículo”, estimó la investigadora griega Antonia Moropoulou, que dirige el equipo de restauradores de la Universidad Técnica Nacional de Atenas. “Las técnicas que estamos usando para documentar este monumento único permitirán al mundo estudiar nuestros hallazgos como si ellos mismos estuvieran en la tumba de Cristo”, afirmó.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*