60 años … educación de calidad

Fe y Alegría, 60 años  dando clases donde termina el asfalto

Al padre José María Velaz (1910-1985), con apoyo de estudiantes de la Ucab, le preocupaba tanto la situación del país para los años cincuenta que resumía su misión de llevar educación a los más necesitados

 

NORMA RIVAS HERRERA.–  Con la intención de llevar educación a las zonas populares del país, hasta donde no llega el asfalto, Fe y Alegría abrió las puertas de su primera escuela el 5 de marzo de 1955 en la parroquia 23 de Enero (DC), en un rancho cedido por el albañil Abraham Reyes y su esposa Patricia. Ese fue el punto de partida de un plan educativo que traspasó las fronteras de Venezuela hasta estar presente en 21 países de América Latina, Europa y África.

Al padre José María Velaz (1910-1985), con apoyo de estudiantes de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab), le preocupaba tanto la situación del país para los años cincuenta que resumía su misión de llevar educación a los más necesitados con la siguiente frase: “Fe y Alegría empieza donde termina el asfalto, donde se acaba el cemento, donde no llega el agua potable. Es decir, donde están los auténticos olvidados de su propia sociedad”.

Los fundadores de Fe y Alegría se esforzaron por dar una educación de calidad para “combatir la exclusión y la miseria, y hacer de las personas sujetos dignos, productivos, solidarios”, señala en el portal web de esa organización el docente Antonio Pérez Esclarín, director del Centro de Formación e Investigación Padre Joaquín de Fe y Alegría en Venezuela, coordinador de las políticas de formación docente, investigación y publicaciones.

En Venezuela, la red de Fe y Alegría suma 170 escuelas que, a partir del preescolar, se proyecta hacia la educación básica y media de carácter técnico; cinco institutos universitarios ubicados en Guanarito, Barquisimeto, Maracaibo y Caracas; 24 emisoras de radio consagradas a difundir contenidos educativos; 91 centros de capacitación laboral; el Centro de Profesionalización Fe y Alegría, especializado en el fortalecimiento de las prácticas de los propios docentes; y muchos otros proyectos que pueden conocerse a través de la cuenta de Twitter @feyalegriaFI o el sitio web www.feyalegria.org.

 

“… Y  el barrio se vuelve Galán”

La defensora de derechos humanos y articulista de Correo del Caroní, Luisa Pernalete, rememora el nacimiento de Fe y Alegría y la consolidación de esta red que comprende escuelas, centros de capacitación laboral, emisoras educativas y colegios universitarios cuyos programas trascienden las aulas para entrar en la vecindad.

“Alguna vez nuestro fundador comentó en una carta la importancia de ser atrevido, dijo una frase que me encanta: ‘Donde no se podía se pudo’. Fue un llamado a doblegar dificultades. Creo que esa frase nos anima hoy cuando enfrentamos entornos violentos, no se habla de huir, sino de insistir, de creer que será posible la convivencia pacífica, que será posible que los padres maltratadores aprendan a corregir a sus hijos sin maltratar, creer que los estudiantes violentos pueden desarrollar sus inteligencias múltiples, crecer como personas convencidos de que la violencia no hace falta para hacerse notar”. Felicidades a toda la familia de Fe y Alegría.

“Queremos a Fe y Alegría porque cuando en una comunidad abren una escuela de esas el barrio se vuelve galán”, dijo una señora en aquella reunión en Caja Seca, al sur del estado Zulia, a principios de los años 90 cuando se discutía la posibilidad de un centro educativo en aquel barrio sin calles, sin agua, sin luz: “el barrio se vuelve galán”. ¡Bonita expresión para resumir la bendición que significa tener una buena escuela! Recuerdo que el primer año de ese plantel, los maestros pusieron el énfasis en probar que se podía ser docente por vocación, y lo probaron, al finalizar el año escolar los niños no quería irse de vacaciones, querían seguir yendo en agosto.

Fe y Alegría está cumpliendo 60 años, nació en plena dictadura, gracias al atrevimiento de un sacerdote jesuita, y a la generosidad del pueblo venezolano, representado en aquel momento en un artesano, Abraham Reyes y su esposa Patricia, que pusieron su casa a la orden del padre José María Vélaz y unos estudiantes de la naciente Universidad Católica, que se ofrecieron de voluntarias para ser maestras.

A partir de ahí, la fe y la alegría se han ido sembrando en una red de escuelas, centros de capacitación laboral, emisoras educativas y colegios universitarios, siempre con programas que trascienden las aulas y entran en la vecindad. Se siembra donde le llaman, de muchas maneras se corrió la voz en este país que en Fe y Alegría no se tiene miedo a las adversidades, el norte es despertar capacidades, sabemos que están instaladas, pero que hay que desarrollarlas. Con esa esperanza se abren las escuelas. En cada niño que empieza se imagina uno todo lo que podrá llegar a ser con una buena educación.

Conviene recordar que muchas escuelas se han fundado en lugares donde antes hubo basura, escombros, terrenos donde nadie podía ver algo bueno, como la de “Altos de Jalisco” en Maracaibo, o la “Inmaculada” en Ciudad Bolívar. De un basurero una escuela. ¿No es sembrar esperanza?

Alguna vez nuestro fundador, precisamente comentado en una carta la importancia de ser atrevido, dijo una frase que me encanta: “Donde no se podía se pudo”, un llamado a doblegar dificultades, así tenemos que seguir diciendo. Creo que esa frase nos anima hoy cuando enfrentamos entornos violentos, no se habla de huir, sino de insistir, de creer que será posible la convivencia pacífica, que será posible que los padres maltratadores aprendan a corregir a sus hijos sin maltratar, creer que los estudiantes violentos pueden desarrollar sus inteligencias múltiples, crecer como personas y se convenzan de que no requieren de la violencia para hacerse notar.

Hay un dicho popular: “La esperanza es lo último que se pierde”, creo que en Fe y Alegría la esperanza no la vemos como lo último que se pueda perder, sino como lo primero que debemos tener: esperanza en que salga la bondad que todos los seres humanos tienen y que la educación es un medio imprescindible para que eso suceda. Historias que se han vuelto raíces lo confirman. El país necesita de esa esperanza con raíces.

 

Venezuela 2014: Condiciones de vida 

Ofrecemos al lector las conclusiones del primero de los temas del estudio Análisis de las condiciones de vida de la población venezolana 2014, presentado en un foro en la UCAB el 29 de enero.

Los demás temas se irán presentando en la UCV y en la USB a lo largo de este año 2015. Este artículo será publicado en la Revista SIC del mes de marzo 2015, pero quisimos brindar con ustedes un adelanto.

La Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), Universidad Central de Venezuela (UCV), Universidad Simón Bolívar (USB) y el Laboratorio de Ciencias Sociales (Lacso), iniciaron en abril del año pasado un estudio sobre la realidad del país, que abarca las condiciones de vida del venezolano en áreas como: seguridad personal; situación social; misiones; trabajo; nutrición y alimentación; salud; educación; pensiones; vivienda y servicios; vulnerabilidad físico-ambiental. La economía, el desarrollo local, el sistema educativo nacional, la institucionalidad democrática, las condiciones electorales y las elecciones parlamentarias fueron examinados.

Desde 1998 no se hacía un estudio parecido sobre las condiciones de vida de la población venezolana.

El trabajo presentado en el foro por Luis Pedro España sobre la situación social y las misiones,

Roberto Briceño-León sobre la seguridad personal y

Genny Zúñiga sobre las claves del empleo, se basa en los resultados de una encuesta de hogares por muestreo –mil quinientos en todo el país–, realizada en agosto y septiembre de 2014 con apoyo de Cisor, institución que hizo el trabajo de campo.

Los resultados de este trabajo puede consultarlos el lector

COMPLETO: ESTUDIO DE POBREZA EN VENEZUELA IIES BY CENTRO GUMILLA

 

Papa: “Mujeres entienden con otros ojos…”

Papa Francisco  : “Un mundo donde las mujeres son marginadas es estéril”

ALVARO DE JUANA  / ACI “Un mundo donde las mujeres son marginadas es un mundo estéril”, dijo con fuerza el Papa Francisco en el Vaticano.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, que se celebra cada 8 de marzo, el Pontífice envió un cariñoso saludo a  todas las mujeres después de rezar el Ángelus.

“¡Hoy, 8 de marzo, ¡un saludo a todas las mujeres!”, exclamó desde la ventana del Apartamento Papal que mira a la Plaza de San Pedro.

“A todas las mujeres que cada día buscan construir una sociedad más humana y acogedora. Y un agradecimiento fraternal también a aquellas que de mil maneras testimonian el Evangelio y trabajan en la Iglesia”.

Aseguró a continuación que “esta es para nosotros una ocasión para confirmar la importancia y la necesidad de su presencia en la vida”.

“Un mundo donde las mujeres son marginadas es un mundo estéril porque las mujeres no solo llevan la vida sino que nos transmiten la capacidad de ver más allá, nos transmiten la capacidad de entender el mundo con ojos distintos, de escuchar las cosas con un corazón más creativo, más paciente, más tierno”, dijo.

 

El Papa y Venezuela

EDUARDO FERNÁNDEZ.- El papa Francisco se ocupa de Venezuela. Luego del ángelus, desde la plaza de San Pedro en el Vaticano hizo un llamado “por la dignidad de cada persona y por la sacralidad, o sea, por el carácter sagrado de cada vida humana”. También pidió la intercesión de Nuestra Señora de Coromoto, patrona de Venezuela, a quien le rogó por el destino de nuestro país. Se refirió a la situación venezolana después de condenar la persecución y el asesinato de cristianos en Siria y en Irak.

Me permito insertar el texto de la mención de S.S. el papa Francisco sobre Venezuela: el pontífice aseveró que reza por otra situación dramática, la que está viviendo Venezuela. “Deseo recordar también -dijo Francisco- a Venezuela, que está viviendo nuevamente momentos de aguda tensión”. Y afirmó: “Rezo por las víctimas, en particular por el joven asesinado pocos días atrás en San Cristóbal”. Por supuesto, se refería al caso de Kluiverth Roa, cuya muerte ha conmovido la conciencia de todos los venezolanos.

“Exhorto a todos -expresó el santo padre- a rechazar la violencia y a respetar la dignidad de cada persona y la sacralidad de la vida humana, y los animo a que retomen un camino común para el bien del país, reabriendo espacios de encuentro y de diálogo sincero y constructivo”.

El Papa concluyó sus palabras poniendo bajo la protección de María al país: “Confío aquella querida nación a la materna intercesión de Nuestra Señora de Coromoto”.

Ojalá todos le prestemos atención a la palabra del santo padre y ojalá todos nos dispongamos a acatarla y a actuar en consecuencia.

Desde hace 15 años prevalece en nuestro país la cultura de la confrontación. La estrategia del actual gobierno desde el primer día fue la de confrontar, la de dividir a los venezolanos entre buenos y malos hijos de la patria, entre revolucionarios y contrarrevolucionarios, entre amigos del imperio y enemigos del imperio.

Todo el tiempo se nos ha ido en una infecunda pelea mientras la economía se convierte en un desastre e irrumpe el desabastecimiento, la inflación y la inseguridad.

¡Ya basta de pleitos inútiles! Es el momento de recuperar un sentimiento de unidad nacional y retomar, como lo pide el santo padre, “un camino común para el bien del país reabriendo espacios de encuentro y de diálogo sincero y constructivo”. Seguiremos conversando. | Correo del Caroní

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*